Consejos para cuidar su piel

Hoy vamos a contarle cómo afecta la falta de sueño a la salud de su piel.
Siempre nos dicen que la falta de sueño impacta en nuestra calidad de vida, en nuestra energía y en nuestro ánimo, pero lo que no siempre sabemos, es que también influye en la apariencia de nuestra piel, que, tras varias noches sin dormir lo suficiente, se ve apagada, sin luz y con algunos signos de edad que en otros momentos pasaban desapercibidos. El porqué se lo contaremos a continuación:

  • Provoca una reducción de la producción de colágeno natural. Cuando no dormimos lo suficiente, la melatonina, la hormona encargada de regular el sueño, sufre alteraciones. Esta, a su vez, influye en la producción de colágeno natural y ácido hialurónico, moléculas que influyen en la apariencia, elasticidad y brillo de nuestra piel.
  • Favorece la deshidratación. Mientras dormimos, la hidratación de nuestro organismo se reequilibra. La piel recupera su humedad ideal, la piel va adquiriendo el agua que le hace falta para mantenerse en estado óptimo, ya sea rehidratándose o eliminando el exceso de agua que pudiera existir. Al no descansar este proceso se interrumpe, por lo cual, al día siguiente, la piel se ve más reseca y las arrugas más acentuadas.
  • Acelera el envejecimiento prematuro. Cuando dormimos lo suficiente, conseguimos que las hormonas de crecimiento ayuden a las células a regenerarse, combatiendo así el envejecimiento prematuro. Al contrario, la falta de sueño hace que las células dañadas no puedan ser reparadas, haciendo que se acumulen y aparezcan nuevas arrugas.
  • Empeoran las bolsas y ojeras. Tras una noche de pocas horas de sueño, estas antiestéticas imperfecciones no tardan en aparecer, ya que es una de las capas más delgadas de nuestra piel, y la falta de sueño resulta en una disminución de su grasa natural.
  • Empeora las enfermedades de la piel. El no descansar provoca estrés, lo que influye en la secreción de hormonas como el cortisol, cuyo desequilibrio provoca que la reacción del sistema inmunológico se vuelva ineficiente, incrementando así los brotes de diferentes problemas en la piel, como dermatitis o acné, ya que favorece la respuesta inflamatoria de nuestro organismo.

Hemos de ser conscientes de la importancia de tener un sueño de calidad si no queremos tener una piel apagada, deshidratada, con pigmentación irregular y envejecida. La piel necesita de la noche para poder repararse de las agresiones externas sufridas durante todo el día y si no es capaz de ello con el tiempo va a quedar plasmado en nuestro cuerpo.

¡No olvide utilizar sus dispositivos Labelle antes de una noche de sueño reparador!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados