Hábitos que están dañando su piel sin que lo sepa

Todos priorizamos el cuidado de nuestra piel y tratamos de protegerla lo más posible, pero a veces queremos cuidarla tanto que terminamos dañándola más, o cometiendo errores que no sabemos que son fatales para nuestra dermis, y se los contaremos a continuación.

  • Lavar mucho su cara y no utilizar el jabón apropiado

No es recomendable lavar la cara más de dos veces al día, con excepción de que haya transpirado. Lavar constantemente el rostro puede provocar resequedad, así que procure hacerlo solo en la mañana y en la noche, y con un jabón apto para el rostro. La piel de la cara es muy delicada como para usar un jabón genérico que pueda irritar y eliminar la barrera protectora de la piel.

  • No limpiar el rostro antes de dormir, aún cuando no se haya maquillado

La limpieza es el paso más importante en las rutinas de cuidado de la piel y es la que más queda en el olvido, especialmente cuando llegamos cansadas y nos da pereza lavarnos la cara, pero no hacerlo traerá muchos problemas, ya que la grasa, la contaminación y la suciedad pueden provocar granitos, así como cambios en la piel. Los dermatólogos aseguran que dormir con maquillaje provoca que tus poros se tapen, desarrollando una microcomedona que causa acné. Aunque no se maquille, también tiene que limpiar su piel de las impurezas y suciedad que se acumulan a lo largo del día.

  • Bañarse con agua muy caliente

Lo ideal es bañarse con agua templada, pues el agua caliente sobre tu piel provocará estragos como resequedad, enrojecimiento o inflamación, dependiendo tu tipo de piel. El calor dilata los capilares –favorece la cuperosis y las varices– y debilita el manto protector de la piel. Hidrate siempre su piel después de la ducha para compensar la pérdida de grasas esenciales.

  • Cambiar de productos muy rápido

Para notar los efectos que produce un producto en la piel debe esperar al menos 30 días. Esto es lo que tardan las nuevas células en alcanzar la superficie de la piel. Si el producto contiene componentes antienvejecimiento tendrá que esperar aún más, pues a la piel le lleva al menos 4 meses regenerar el colágeno y la elastina. Por eso, antes de dejar que la frustración le gane, tenga más paciencia si quiere ver resultados.

  • Tocarse mucho la cara

Las manos están en contacto permanente con superficies sucias. Si no se las lava con frecuencia y se toca la cara, imagine todas las bacterias y suciedad que está aportando a su rostro. Esta suciedad puede acumularse y favorecer la obstrucción de los poros, ocasionando alergias, irritación, o un repentino brote de acné. Evite tocarse la cara a menudo y tenga las manos siempre limpias.

 

 

 

  • No cambiar las fundas de las almohadas

Estas absorben la grasa, las células muertas y los microorganismos de la piel y el cabello, por lo que mantener la funda de almohada limpia es esencial. Es aún más importante si tiene la piel grasa y/o el pelo graso. Lo ideal es cambiarlas dos veces a la semana.

  • Pegarse el teléfono a la cara al hablar

¿Sabía que hay más suciedad en un teléfono móvil que en la suela de un zapato o en un lavabo? Partiendo de esta base, no pegue su celular a la cara. Según un estudio de la Universidad de Stanford (EE. UU.), el móvil puede tener hasta 18 veces más bacterias que el WC, por lo que si quiere evitar que toda es suciedad vaya a su rostro, utilice el manos libres y limpie su teléfono a menudo.

  • Ignorar el cuello y el pecho

Pensar que el cuidado de la piel se detiene en la línea de la mandíbula es un error. El cuello y el escote rara vez reciben el mismo nivel de hidratación que la cara, aunque la piel en estas zonas es más delicada que en el rostro e igual de vulnerable al envejecimiento. Cuando se aplique crema extiéndalo hasta la línea del pecho.

  • Usar brochas de maquillaje sucias

Utilizar pinceles o brochas de maquillaje que estén sucios puede acarrear muchos problemas. Los restos que se acumulan en ellos obstruyen los poros y pueden crear infecciones bacterianas graves. La solución es muy sencilla: Una vez cada tres semanas limpie sus brochas de maquillaje en una solución de shampoo y agua. Después enjuáguelas y déjelas secar toda la noche.

 

Recuerde que siempre es tiempo para cambiar de hábitos, reparar el daño que le ha hecho a su dermis, y volver a tener una piel joven y hermosa, ¡Con nuestros dispositivos Labelle!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados