¿Qué le sucede a nuestra piel cuando nos ejercitamos?

El deporte estimula la circulación sanguínea, ya que recibe más oxígeno y nutrientes. Por otro lado, el sudor aumenta la temperatura corporal, favoreciendo la eliminación de suciedad en la piel, puntos negros y acné. Realmente la función del sudor no es detoxificar la piel, pero a través de él se neutralizan toxinas a nivel local, tanto en la propia piel como en otros órganos. ¿El resultado? Una piel más limpia y luminosa.

 

¿Cómo cuidar nuestra piel cuando nos ejercitamos?
El hecho de tener la piel más sana y menos cansada es una consecuencia indirecta de la práctica deportiva. Y a pesar de sus múltiples bondades, hay que tener siempre en cuenta estos cuidados:

  • No utilice maquillaje para ir a hacer ejercicio. Esto porque al sudar los poros de la piel se abren para liberar las toxinas del cuerpo y si hay maquillaje, este proceso no se llevará adecuadamente. Los poros podrían bloquearse con el maquillaje y la suciedad, provocando granitos. Su piel necesita respirar durante el ejercicio, así que puede limpiar su cara antes con una toallita desmaquillante o utilizar una base de maquillaje que sea no comedogénica y ligera, para que no obstruya los poros. Si  no logró ir de cara lavada al gimnasio, es importante que limpie muy bien su rostro después de su rutina.
  • Báñese después de hacer ejercicio. Este paso es súper importante para eliminar todas las toxinas y bacterias que pudimos llevar a nuestra piel durante el ejercicio. Si no puede hacerlo inmediatamente, lave su rostro sí o sí. La temperatura del agua no debe ser muy caliente, lo ideal es que sea tibia o fría, esto cerrará los poros y bajará la temperatura de su piel. El agua caliente solo reseca su piel, evítela después del ejercicio.
  • No lleve el pelo suelto o sobre su rostro, ya que los productos o aceites que utiliza en él pueden pasar a su piel, obstruir los poros y causar granitos. Esto sucede en ciertas zonas, como la frente. Una buena forma de mantener el cabello lejos de la cara es con bandas elásticas. No olvide lavar su cabello después con agua fría o tibia para eliminar todas las toxinas y la suciedad.
  • No toque su rostro. Es muy difícil no hacerlo pero es lo mejor, así evita llevar bacterias y sudor de otras personas a su piel. No está de más decir en el gimnasio los aparatos no siempre están limpios, así que trate de hacerlo antes de utilizarlos y además, lleve su propia toalla para el sudor.
  • Hidrate muy bien su piel. Después del ejercicio y el baño, es indispensable utilizar una crema hidratante, ya que la piel pierde su humectación con el sudor. Aplíquela después del baño y no olvide hacerlo en todo su cuerpo.
  • No debe faltar el protector solar, si va a hacer deporte al aire libre. Aunque habitualmente nos permitamos reducir el FPS a 15, es preferible que aplique un protector de mayor espectro y a prueba de agua. Al sudar es fácil perder parte del producto, de ahí la importancia de que sea resistente al agua, eso sí, busque siempre cremas ligeras y fáciles de aplicar. Este es un paso muy importante, ya que el mismo sudor puede generar un fenómeno de reflexión de la luz y aumentar la radiación solar acumulada.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados