¿Sabía usted, que además de todos los riesgos que conlleva fumar, le está también haciendo daño a su piel?

¿Sabía usted, que además de todos los riesgos que conlleva fumar, le está también haciendo daño a su piel?

 

Fumar puede acelerar el proceso de envejecimiento normal de la piel, lo que contribuye a la formación de arrugas y a otros cambios en el aspecto del rostro.

 

Rasgos característicos del rostro del fumador son patas de gallo, líneas pronunciadas entre las cejas, un cutis desparejo, un tono grisáceo en la piel más clara, surcos profundos e hinchazón debajo de los ojos, arrugas alrededor de la boca y labios más finos.

 

Mientras más cigarros fume y más tiempo tenga este hábito, más probabilidades tendrá de desarrollar arrugas y otros cambios relacionados con el envejecimiento en su rostro.

  • La nicotina hace que los vasos sanguíneos se achiquen, lo que reduce el flujo de oxígeno y los nutrientes a las células de la piel.

  • Sus sustancias químicas dañan estructuras que son necesarias para la salud y elasticidad de la piel.

  • Entrecerrar los ojos por la irritación del humo, o fruncir los labios en forma repetitiva contribuye a la aparición de líneas alrededor de la boca y los ojos.

  • El calor y el humo no inhalado pueden secar y dañar la superficie de la piel.

Por ende, si necesita otra razón para dejar de fumar, puede agregar el cuidado de su piel.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados