60% OFF + Envíos gratis a todo Chile

Tips para no insolarnos

Las elevadas temperaturas del verano y un tiempo excesivo de permanencia al sol pueden desencadenar una insolación


El calor excesivo hace que dejen de funcionar los mecanismos que regulan la temperatura del organismo, lo que provoca que el cuerpo pierda mucha agua y se deshidrate.

 

Los síntomas más visibles son: piel que se siente caliente y seca, pero no sudorosa; confusión o pérdida del conocimiento; vómitos frecuentes; sentir que falta el aire o problemas para respirar; mareos y debilidad; dolor de cabeza; aumento de pulso; convulsiones y alucinaciones; calambres musculares. ¿Cómo lo combatimos?

  • Hidratación, mantener el cuerpo hidratado, bebiendo unos 2-2,5 litros de agua al día. Llevar siempre una botella de agua  y beber a pequeños sorbos, incluso si no se tiene sed. Las bebidas diuréticas contribuyen a la deshidratación.

  • Evitar las horas de mayor calor (entre las 12:00 y las 17:00 horas).

  • Caminar por la sombra siempre que se pueda.

  • Ropa adecuada que permita la transpiración. Para ello ha de ser ligera, holgada, mejor blanca (rechaza la luz solar) y de algodón, que permita la transpiración.

  • Sombrero y gafas de sol son muy importantes especialmente en niños y ancianos. Protegen del sol.

  • Comida ligera y fresca como la fruta, las ensaladas y en general las hortalizas frescas favorecen la hidratación.

  • Mantener la casa lo más fresca posible. Si no se dispone de aire acondicionado, utilizar el ventilador y mantener las habitaciones en penumbra facilita este objetivo.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados